El sector energético, catalizador del estancamiento

febrero 9, 2020by Soraya0

Durante décadas, parte del crecimiento económico de nuestro país ha dependido del bienestar y la prosperidad del sector energético nacional. México es una enorme potencia petrolera; sin embargo, las malas decisiones en política energética del gobierno de la Cuarta Transformación no han permitido que este sector sea el gran catalizador del desarrollo nacional que puede ser. Recientemente, un nuevo aliento de esperanza se asoma con el anuncio de la consolidación de un plan sobre la infraestructura energética entre la Iniciativa Privada y el gobierno federal. Esperemos, que ahora sí se tomen e implementen las estrategias correctas.

Antes que nada, es importante poner en perspectiva este problema. México ha entrado en un periodo de estancamiento económico, derivado principalmente del mal manejo de su política energética. A guisa de ejemplo, recientemente la calificadora de riesgos Moody’s indicó que éste fue el factor clave en su decisión de recortar la expectativa de crecimiento para el 2020 a 1 por ciento. También señaló que, de continuar en esa ruta, se podría tener efectos negativos incluso en la nota soberana del país, ahuyentando aún más las inversiones e incrementando la ya enorme desigualdad y el gran desempleo.

Estoy convencida que no podemos desaprovechar el potencial petrolero que tiene nuestro país, especialmente el de estados como Tabasco y Campeche. Pero en lugar de centrarse en la exploración y producción de gas y petróleo, esta administración únicamente le ha apostado a la Refinería de Dos Bocas, lo que ha provocado incertidumbre por la falta de transparencia y la poca disposición que ha mostrado la Secretaría de Energía para revelar los estudios de viabilidad técnica, financiera, y ambiental de dicho proyecto.

En medio de este oscuro panorama, anima mucho el anuncio del Plan Nacional de Infraestructura en su capítulo energético para los próximos días. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha insistido en que ya se defina qué proyectos lo integrarán, se consolide pronto dicho plan y se establezca la agenda definitiva. Los empresarios siguen empujando fuerte para que el gobierno retome el plan trazado desde que se aprobó el nuevo modelo energético, y hay que hacer votos para que Carlos Salazar lo pueda lograr.

Finalmente, y en aras de aportar a la discusión, quisiera aprovechar este espacio para señalar los tres temas urgentes que, a mi consideración, deben incorporarse en la agenda para volver a posicionarnos en el contexto internacional: 1) las adjudicaciones para la construcción de dichos proyectos deben realizarse a través de licitaciones públicas, las correspondientes, a través de los mecanismos establecidos en la Comisión Nacional de Hidrocarburos, y no a través de asignaciones directas como las que en su mayoría ha determinado Pemex; 2) se debe establecer un mecanismo que exija total transparencia durante el proceso de ejecución, en aras de fomentar la confianza con inversionistas, no videos patito-gansito como los de Rocío Nahle en Paraíso, Tabasco, y 3) se debe anunciar la reactivación de las rondas petroleras y las subastas eléctricas, dando prioridad a aquellos proyectos que usen energías limpias y renovables.

México necesita recuperar la senda de crecimiento, y el sector energético puede ser el gran catalizador, pero sólo tomando las decisiones correctas. Como legisladora federal e integrante de la Comisión Energía, cuenten con que seguiré alzando la voz para que así sea.

¡Hasta nuestro próximo encuentro!

Soraya


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *