Para atrás, como el cangrejo

diciembre 29, 2019by Soraya0

Hoy, con el cierre de otro año, es momento de reflexionar sobre lo que hemos alcanzado y sobre lo que aún falta por hacer. Como diputada federal, considero que parte de mi trabajo es mantener informada a la ciudadanía, especialmente sobre los problemas más imperantes de nuestro país, muchos derivados de la incapacidad de este gobierno de “hacer las cosas diferente”. En esta ocasión, les hablaré sobre cómo la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lejos de mejorar la política energética a favor de los mexicanos, pretende llevarla para atrás, como el cangrejo.

Recientemente, distintos medios de comunicación han denunciado el llamado pliego petitorio de la CFE, el cual considero que afectaría la competitividad del mercado eléctrico nacional, ya que significaría regresarle el monopolio a la empresa productiva del Estado. Como economista, estoy convencida de que, de prosperar esta propuesta, se desincentivarán aún más las inversiones, y eventualmente impactaría negativamente en las tarifas que pagamos los usuarios.

Antes que nada, es importante entender cuáles son las solicitudes que la CFE le está demandando a los reguladores.

En primer lugar, quieren que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) incremente las tarifas de porteo que se pagan por el uso de las redes de transmisión y distribución a las empresas privadas generadoras de energía mediante fuentes limpias. Queda claro que esta medida sería una pésima señal que afectaría al sector privado, particularmente a estas empresas que generan energía eólica y solar, y que son las que hacen más eficiente el sistema eléctrico nacional.

Por otro lado, también es alarmante que quieran cancelar las subastas a largo plazo y cambiar los lineamientos para el otorgamiento de Certificados de Energía Limpia, que son un instrumento financiero que incentiva la construcción de este tipo de generación de energía.

Ahora, ¿qué pasará si la CFE obtiene lo que está pidiendo? 1) Al quitar los incentivos para las empresas privadas en la generación de energías limpias, que además es una práctica común a nivel internacional, difícilmente alcanzaremos la meta de que 35% de la energía que se distribuye para el 2024 sea con base en fuentes renovables; 2) al inhibir la capacidad de empresas privadas para participar en el mercado eléctrico, están, a su vez, atando de manos a la CFE, pues ésta no cuenta con los recursos suficientes para abastecer la demanda de energía por sí sola y, mucho menos, su crecimiento, y 3) en su afán de mantener el monopolio del mercado, la CFE podría reactivar las llamadas “cafeteras”, las cuales son plantas más contaminantes y caras, lo que tendría un impacto directo en las tarifas que pagamos.

Es innegable que, aun sin cambiar la legislación actual, están matando el nuevo modelo energético y la capacidad de México de volver a crecer y generar más empleos, a partir de nuestro potencial para el uso de energías limpias. Como lo he mencionado en varias ocasiones, los monopolios de gobierno no pueden resolver los problemas del país. Lo que México necesita son acciones inteligentes que fomenten la competencia y la participación equitativa en los mercados productivos, además, manteniendo los incentivos para generar nuevas inversiones privadas. Podría resolverse la falta de recursos del gobierno federal y, a su vez, darles un mejor servicio a todos los ciudadanos. Más allá de la soberanía energética, ¿no es esto lo que verdaderamente necesitamos los mexicanos?

Soraya


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *