Hagamos equipo por México

noviembre 4, 2019by Soraya0

A un mes de que se cumpla el primer año de mandato de esta nueva administración, los resultados en materia económica que tanto nos fueron prometidos no llegan, más bien ha habido una incapacidad generalizada para tomar buenas decisiones que verdaderamente aporten al bienestar de los mexicanos. El gobierno federal se ha empeñado a apostarle a ciertos proyectos de dudosa viabilidad, como por ejemplo la refinería de Dos Bocas, sin embargo, éstos no han podido dinamizar la economía, y peor aún, han fomentado la misma corrupción que mi paisano el presidente, ha prometido erradicar.

Recientemente, el Inegi presentó los resultados de la estimación oportuna del PIB correspondiente al tercer trimestre del 2019. Estos muestran que la economía registró un crecimiento mediocre de 0.1% con respecto al trimestre anterior y un decrecimiento de 0.4% en comparación al mismo trimestre del año anterior, ¡algo sumamente preocupante! Para algunos analistas esto se refiere a que estamos entrando en un periodo recesivo; para mí sencillamente significa que México no va bien.

Como tabasqueña, me resulta alarmante que una vez más, el antes llamado Edén de México, se posicionó como la entidad federativa con mayor decrecimiento económico. Según los datos oficiales, Tabasco registró una caída de 2.6% del Producto Interno Bruto respecto al trimestre anterior y de 10.3% en comparación al mismo trimestre del 2018; cifra que confirma dieciséis trimestres consecutivos de decrecimiento económico para mi querido estado. Hoy, los tabasqueños esperamos más del gobierno federal, no sólo porque es encabezado por un paisano, sino porque éste prometió regresarle a Tabasco lo mucho que la entidad le ha contribuido a México a través de los años, especialmente de nuestra riqueza petrolera.

Esta administración está convencida de que la refinería de Dos Bocas le devolverá el dinamismo económico a los tabasqueños, sin embargo, a la fecha, no tenemos información del grado de avance de la obra, de los empleos que ha generado especialmente para los tabasqueños, de las posibles afectaciones por las inclemencias del clima, del cumplimiento a las condicionantes impuestas por la ASEA; mismos hechos que le expuse personalmente al director general de Pemex, Octavio Romero, en el marco de su comparecencia ante la Cámara de Diputados.

Los mexicanos sabemos muy poco respecto a los pormenores de este proyecto, y esto ha ocasionado una pérdida de confianza. Expertos en la materia han señalado que se trata de una inversión de alto riesgo para Pemex, con presupuesto insuficiente y con estimaciones de tiempo y costo difíciles de alcanzar.

Hoy, más que nunca, necesitamos darle seguimiento a la construcción de esta obra con transparencia, ya que, de lo contrario, ésta se puede volver un nido de actos de corrupción, como los que han sido denunciados por distintos actores recientemente, particularmente sobre cómo se ha manejado la distribución de la mano de obra en este proyecto. En aras de alcanzar este objetivo, es que también solicité en la comparecencia, que se establezca de manera urgente una mesa de trabajo permanente con las autoridades de la Sener y de Pemex, que nos permita contar con datos oficiales sobre esta obra para poder informar, de manera oportuna, en mi calidad de legisladora tabasqueña, a mis representados.

Como diputada federal y como economista, mi prioridad siempre será velar por el bienestar de México y de mis paisanos; además, todos queremos que le vaya bien a Pemex, pero para que esto suceda, el gobierno primero debe reconocer las malas decisiones tomadas, ser más transparente y corregir el rumbo antes de que sea demasiado tarde.

¡Hasta nuestro próximo encuentro!

Soraya


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *